martes, 22 de diciembre de 2015

Noches de política y borrachera

Whisky, ron, cerveza, pulque, lo que caiga, total, dinero no hay de sobra, sólo hasta que mi cochinito enflaquezca. He tomado mucho las últimas semanas y no sé a ciencia cierta a qué se deba; probablemente a una inspiración post-universitaria. Lo que noto es que mi barriga está un poco más inflada de lo normal y lo puedo notar gracias a mi enjuto cuerpo. A pesar de mi deformación corporal, una vez más la borrachera me ha dado de qué escribir.

Los Oxxos han impuesto la miserable y cruel regla de no vender alcohol después de las diez de la noche. Pobres de nosotros los borrachos trasnochados. Por fortuna, junto a mis amigos, hemos descubierto una tienda que presuntamente, según un empleado de ésta, tiene arreglos con alguna autoridad para que pueda vender alcohol a cualquier hora, lo que quiere decir que permanece abierta toda la noche y lo que es mejor: queda justo a la vuelta de donde vivo. Lo malo es que sus precios aumentan. De algún modo tiene que salir para la mordida.

Junto a mis amigos en estado de ebriedad, yo con un aguante y equilibrio soberbio en mi condición etílica aun impecable hasta en mi peinado, fuimos en busca de más que chupar. Discutíamos, mientras nos dirigíamos a la ya mencionada fuente de la valentía, sobre política irrelevante, hechos pasados que no se mejorarán hablando de ello, pero sirven para tener un pretexto para tomar e incluso para reflexionar.

Un sujeto de traje oscuro que recibía una botella Torres 10 mientras la pagaba, nos interrumpió abruptamente pidiendo permiso para hacerlo. Este hombre, a quien lo esperaban dos mujeres ansiosas de alcohol y tabaco dentro de un lujoso carro, nos brindó su opinión respecto a nuestro tema de conversación.

Se llamaba algo así como Miguel Verdes o Rojas o Negras, tenía treinta y tantos años, era abogado, era priísta y era colaborador en un programa de radio de debate político el cuál no recuerdo su nombre por la nubosidad en mi mente debida al frío que hacía y en menor razón por la cantidad de alcohol que había ingerido hasta ese momento de la noche. Así se presentó. Igualmente, un poco pedo como nosotros. Justo ahí empezaron las contradicciones que fueron tomando sentido.

Este personaje político de la noche levantaba el estandarte de Rafael Correa, presidente de Ecuador, como su máximo ídolo político, citándolo cada que podía, adulándolo como eminencia intelectual y recomendándonos entusiastamente que lo escucháramos hablar en cualquier video de YouTube, subestimándonos porque como comunicólogos era una obviedad que ya lo habíamos escuchado hablar alguna vez. Yo ya lo había escuchado en el programa de Yordi Rosado y también con Andrea Ricaleta, o como se llame esa joven y talentosa mujer.

Nos dijo que le habían ofrecido un puesto en el gobierno y que no lo iba a desaprovechar porque le pagaban 30 mil pesos al mes. Empezó a criticar a los medios de comunicación, a nuestros medios de comunicación, aquellos medios que algún día nos darán de comer. Dijo que Loret, Maerker, Dóriga eran una virus para la gente, unos mentirosos.

Siguió diciendo que todas las reformas de su partido sólo veían por intereses empresariales y de la cúpula política. “¿Quieren saber la verdad, niños? A los políticos les vale madre la gente”, o algo así dijo.

Le inquirí si veía algún futuro en este país. “Este país se va a ir al carajo”, estoy seguro que con esas palabras lo dijo.

Entonces, qué hacía él, presentándose como priísta diciendo todas esas cosas, para cambiar desde dentro de la política. “Me estoy acercando a Morena”. También comentó que el crimen organizado le ha pedido cuotas por negocios que ha tenido.

No descubrió el hilo negro, no dijo cosas que no supiéramos. Reforzó lo que ya sabíamos. Sobre todo si lo habla alguien que está dentro del partido político que comanda este país. Lo único que me queda claro es que hay luz al final del camino, hay un contrapeso desde dentro de los partidos, servible en algún punto.


La noche se acabó, amanecí sosteniendo un vaso de vodka barato con jugo de naranja Bébere, un cigarro encendido en la otra mano, un clímax de reflexión casi nulo, inservible y unas ojeras que parecían pesadilla en mi cara. El personaje nos había dado su número telefónico porque según él nos iba a invitar a su programa de radio para intercambiar ideas. Lo anoté en mi mano. Al llegar a casa descubrí que se había borrado.  

viernes, 27 de noviembre de 2015

La vieja práctica de la censura en el renovado PRI

La gestión del presidente Luis Echeverría, en aquellos años de los setentas, se caracterizó por el control que ejercía sobre los medios de comunicación: ninguno estaba autorizado para ejercer la crítica a su gobierno o hablar mal de su mandato o de su figura. Entre todos los medios sumisos existió el Excélsior rebelde dirigido por Julio Scherer. Ese Excélsior a diario sacudía al gobierno y era de los únicos medios importantes del país que en sus publicaciones había un contenido crítico, diferente a todos los demás que se dedicaban a publicar contenido oficialista.

Después de ponerle muchas trabas y dificultades al periódico de Scherer, como cortarle el suministro de papel para impresión o sesgarle los ingresos al medio por la vía de prohibir a las empresas publicitarse en Excélsior, Luis Echeverría, miembro del PRI, logró censurar, callar e incluso correr a los periodistas con las voces más críticas del país en ese entonces: Julio Scherer y su equipo, entre ellos Miguel Ángel Granados Chapa.

A principios del mandato de Enrique Peña Nieto, miembro del PRI, el programa Nocturninos, caracterizado por su sátira política, ideas incluyentes respecto a la homosexualidad y al consumo de la marihuana, repentinamente salió del aire.

Después, Canal 22 comenzó a tener una línea editorial oficialista donde todos los días su noticiero, por indicciones de su director, Raúl Cremoux López, debía de incluir información sobre las actividades del presidente Peña.

Como contrapeso surgieron los programas El Observador y Global 22, programas los cuales tocaban temas de derechos humanos, movimientos sociales, equidad de género y defensa de periodistas en México y en el mundo.

Más tarde, como consecuencia de desacatar la instrucción de no transmitir información alguna en el noticiero cultural Noticias 22 del despido del quipo de Carmen Aristegui de MVS, Cremoux López dio la orden de que se revisara el contenido de los programas antes de la transmisión al aire para que la Dirección General del canal los aprobara o no.

La disconformidad por parte de algunos reporteros sobre la censura del contenido en programas como El Observador, Global 22 y Noticias 22 llevó a varios comunicadores y periodistas a exigirle a Cremoux que les diera el derecho de réplica, ya que él argumentaba durante el tiempo aire del Canal que el recorte de contenido no era censura, sino que los programas se habían cancelado por falta de presupuesto. Desde ese momento, alrededor de 20 periodistas han sido despedidos del canal o amenazados de serlo.

No está de más recordar otra situación, ya mencionada, de censura en lo que va del sexenio del PRI: Aristegui-MVS, que debido a un reportaje sobre la Casa Blanca de Peña Nieto, la empresa de telecomunicaciones decidió despedir a los periodistas involucrados en la investigación con una razón más discreta a la evidente.

Las prácticas autoritarias y de censura del PRI siguen siendo las mismas: el control de los grandes medios de comunicación. Estamos por llegar a la mitad del sexenio, aún faltan otros tres años.

Sentémonos a esperar en nuestro mejor sillón para ver qué otros programas desaparecen o qué otros periodistas son despedidos, mientras que disfrutamos de observar Sabadazo, Venga la alegría y Hoy, porque gracias al Señor, esos programas nunca desaparecerán. 


Imagen tomada de noticiasdelcentro.mx



miércoles, 7 de octubre de 2015

Soy el número 16

Es el título de un cortometraje documental animado filmado con un Iphone 5c que cuenta la historia del secuestro a un periodista llamado Luis Cardona, quien también es la voz que narra el trabajo. Los caricaturistas que colaboraron en el trabajo son Noé Lynn "La Dama", Lú Soriano y Rafael Pineda, "Rapé". El cortometraje cuenta con el apoyo de Periodistas de a pie, la Unión Europea y el Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia.

Luis Cardona nos cuenta cómo un grupo armado lo priva de su libertad en el centro de la ciudad Casas Grandes, Chihuahua. Narra la impotencia y el coraje que sintió cuando lo estaban amedrentando y golpeando. Dice no haber sentido miedo.

Encuentro un error en el video ya que dice que las personas vestidas de soldados que lo secuestraron usaban rifles R-15, pero el arma que se dibuja no es de tal calibre.

El periodista documentaba los casos de secuestro que se daban en la entidad, llevaba quince contados y el 19 de septiembre ocurrió el número dieciséis, el suyo. Él está convencido de que llegó a una comandancia de policía a ser golpeado por sus agresores. No se explica aún por qué no lo mataron.

El periodismo en México es una práctica peligrosa. Hay quienes se molestan con lo que se publica e intereses particulares que el periodismo logra dañar, ofender. “El periodismo como contrapeso del gobierno”. 

Si violan los derechos de un humano, nos están violando a todos. Hay que hacer frente, y cada quien desde su trinchera, luchar por la libertad de expresión y el derecho a la información que como ciudadanos tenemos. Se tienen que exigir mejores condiciones de trabajo, de seguridad y de sueldo a los portavoces del pueblo, los periodistas. El verdadero periodismo no es el oficialista de las televisoras y los grandes medios monopólicos de la información, el verdadero periodismo es aquel, en el que incluso, se arriesga la vida.  


"MORIRSE ES FÁCIL, ES DIGNO, NADA MÁS SE VA LA LUZ."


martes, 6 de octubre de 2015

Premio GGM: Parte 2

Rafael Cabrera, Daniel Lizárraga y Sebastián Barragán, presentaron el trabajo ganador del Premio Gabriel García Márquez a Mejor cobertura que hicieron junto a Irving Huerta y Carmen Aristegui: La casa blanca de Enrique Peña Nieto.

La investigación dio inicio cuando Rafael Cabrera hacía el súper para su casa y se encontró con la edición de la revista ¡Hola! donde Angélica Rivera, esposa del presidente Peña Nieto, ofrecía una entrevista en una lujosa mansión ausente de color.

En un país donde la mitad de la población está en pobreza, se descubrió que el Presidente vivía en una casa de 7 millones de dólares. Tal construcción fue dada al máximo líder del México por parte de un empresario de Grupo Higa, quien a su vez recibió a cambio por parte del gobernante contratos de billones de dólares para construir obras dentro del país.

La empresa radiofónica donde trabajaba el equipo de Aristegui, MVS, decidió censurar de su frecuencia el reportaje de “la casa blanca”, por lo que los periodistas pensaron la opción de publicarlo por el cibermedio de Aristegui Noticias. El ciberperiodismo como camino para la libertad de expresión y como antídoto a la censura de los grandes medios de comunicación.  

Rafael Cabrera dijo que “en los medios de México hay un pacto de silencio con el gobierno para no golpearlo”.

El equipo de Aristegui se puso de acuerdo con varios medios nacionales e internacionales para publicar al mismo tiempo en las páginas web el reportaje, con el objetivo de que tuviera mayor fuerza y mayor audiencia.

Días antes de su publicación, el gobierno mexicano canceló lo que parecía ser uno de los máximos proyectos para el sexenio: el tren de alta velocidad México-Querétaro. Curiosamente la empresa a la que le fue revocada la licitación para construir el tren era Grupo Higa, la que le dio la casa a Peña Nieto a cambio de contratos constructores.

“La sociedad civil junto con los medios debemos ser el contrapeso del gobierno en México”, declaró Cabrera durante la presentación de su trabajo en el Festival del Premio GGM.

Por razones aún desconocidas, tal vez por presiones de alguna autoridad mayor o gubernamental, MVS despidió al equipo de periodistas que realizó esta investigación, incluyendo a titular del programa radiofónico, Carmen Aristegui.

Mónica González, directora de Ciper, medio alternativo de información en línea chileno, dijo que “lo que han hecho con el equipo de Carmen Aristegui es la otra cara del asesinato físico de periodistas.”

Ante un juicio fallido contra MVS, Aristegui anunció en una mesa redonda llevada a cabo en el Festival que demandará el Estado mexicano ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por la denegación de la justicia en su litigio.

Aristegui señaló la importancia de realizar coloquios como el Premio GGM para que los periodistas puedan conversar entre sí acerca de los problemas que implica realizar el periodismo de investigación en América Latina y reflexionar sobre su obra, además de que ayudan a tomar decisiones determinantes para su carrera. 




lunes, 5 de octubre de 2015

Premio GGM: Parte 1

En el marco del III Festival del Premio Gabriel García Márquez, espacio dedicado a la reflexión sobre trabajos periodísticos que se realizan en diversas parte del mundo, realizado en Medellín, Colombia, observo que los periodistas a través de su obra, en diversas ocasiones, realizan el trabajo de investigación que le corresponde a las autoridades del Estado y a partir de que el trabajo periodístico se publica, el Estado reacciona.

En la presentación de los trabajos incluidos dentro de la categoría del Premio a Mejor cobertura, Pablo Ferri, español, integrante de Dromómanos, proyecto periodístico online, presentó su investigación sobre el caso Tlatlaya, Estado de México: lugar donde soldados del Ejército mexicano mataron a 22 presuntos delincuentes en el interior de una bodega luego de un tiroteo entre ambos bandos, según informes oficiales del mismo Ejército y del gobierno de Eruviel Ávila.

La investigación de Ferri contradice la versión oficial y desecha que en el lugar hubo un enfrentamiento y que las personas ejecutadas por elementos militares hayan sido delincuentes.

Ferri se entera que existe una testigo de los hechos, Julia, mamá de Érika Gómez González, una niña de 15 años que fue ejecutada en la bodega de Tlatlaya; y a partir de eso comienza a tejer una red de contactos para llegar a ella y poder entrevistarla.

Luego de que el reportaje se publica en la revista Esquire, el presidente Peña Nieto se vio obligado a reaccionar e iniciar investigaciones sobre el caso para esclarecer las dudas. La responsabilidad de que un gobierno actúe frente a ejecuciones extrajudiciales cayó en un periodista español, ya que ni siquiera los grandes medios de comunicación en México revelaron información tan contundente.

Dejo los links a continuación del reportaje de Pablo Ferri sobre el caso Tlatlaya:


esquirelat.com

lunes, 28 de septiembre de 2015

Juanito, el alcohol y yo

De entre los muertos y los borrachos, salió un señor, el único de tal edad para decirle señor, en el patio de la casa en donde me encontré el sábado. Entre ron y ron que me tomaba con mis amigos, se acercó el señor con pretexto de presentar al perro guardián de la casa: un pitbull de un año color dorado. De su presentación y de las palabras entrecortadas y poco audibles por el sonido infernal de las bocinas que tenía al lado mío, emanó de su boca la palabra “normalista”.

Opinó que los padres estaban ganando dinero por hacer los movimientos sociales que están realizando y que a ellos, en realidad, no les importaban sus hijos. Dijo, que como padres, es una obligación saber en qué lugares se meten sus hijos, haciendo referencia a la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, la cual tiene una reputación mala en cuestión que ahí estudiaron muchos guerrilleros como Lucio Cabañas, y también tomando como referencia el quinto camión tomado por los normalistas, desaparecido en el informe final de la “verdad histórica” de la PGR, que se encontraba, supuestamente, cargado con drogas. Sugería que los estudiantes de Ayotzinapa estaban en malos pasos, que sus padres ya lo sabían y que aprovechaban la situación para hacer dinero y política. Afirmó que como padre, él tenía la responsabilidad de saber en qué escuela estaba metido su hijo y nos contó la anécdota de por qué no quiso que su hijo estudiara en la Vocacional 5.  

Recordé las tropelías que un grupo de jóvenes hicieron el 1 de diciembre de 2012,durante la toma de protesta de Enrique Peña Nieto como Presidente. Recordé la violencia con que actuaron varios jóvenes durante la primera manifestación que hubo en apoyo a los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa. Ayer, domingo, vi en portales de internet que algunos jóvenes encapuchados hicieron desmanes en la ciudad con pintas durante la marcha que se realizó el sábado a un año de la desaparición de los normalistas. Mis recuerdos fueron consecuencia de lo que el ebrio señor continuó platicando:

Rafael Acosta Ángeles, mejor conocido como Juanito, el famoso y popular político mexicano que se caracterizaba por utilizar una banda tricolor en la frente, reunía al grupo porril de la Vocacional 5 (probablemente reclutaba a gente de otras Vocacionales; en esta ocasión exclusivamente hablo de ésta) que estaba compuesto por estudiantes muy jóvenes, y les daba 5 mil pesos para que saquearan Oxxos y tiendas departamentales durante algunas manifestaciones que se realizaban en la Ciudad. Juanito, además, con el objeto de seguir manipulando a jóvenes acríticos, inconscientes de la realidad, no pensantes, totalmente manipulables y moldeables de 15 o 16 años, les ofrecía lugares para que hicieran fiestas cuando quisieran.

Me gusta beber. Me gusta ir a emborracharme todos los fines de semana dos noches consecutivas: viernes y sábado; si tuviera el valor de hacerlo desde el jueves, lo haría y lo continuaría hasta el lunes e incluso hasta el miércoles, desde la mañana. La mejor hora para tomar es la mañana, cuando es políticamente incorrecto hacerlo. Me gusta destrozar mi cuerpo y mi ánimo todo el fin de semana. Hay quien me ve por las mañanas del lunes y me reprocha la pesadilla que cuelga de mi rostro, mientras, por el cansancio, continúo arrastrando los pies para caminar.


Todos los lunes permanezco de mal humor, aburrido, dormitabundo (permítaseme la expresión), desganado, hastiado, cansado, derrotado. Sólo una buena noticia permitiría recuperarme medianamente de la piltrafa que acabo siendo después del fin de semana. Aún espero que algún lunes alguien me dé una buena noticia. A eso dedico esos días: a destruirme, que además de que me gusta hacerlo, me doy la oportunidad de encontrarme con este tipo de personajes que cuentan este tipo de verdades. 

Al final, no es tan mal negocio ser estúpido y sin importar ninguna circunstancia dedicarse al saqueo político de tiendas: se gana dinero y se bebe, casi de a gratis.

                                     ¡Salud!                          
                                                           
                                                                    Fotografía tomada de El Universal

viernes, 25 de septiembre de 2015

Ciberperiodismo: nuevos tiempos, viejos amigos

En otro espacio comenté la infoxicación (intoxicación de información) que me provoca la cultura del atolondramiento masivo de los medios monopólicos de la información con sus publicaciones que sólo tienen como fin que los lectores den clic en su página; únicamente avientan, escupen, eyaculan información sin tratarla, como si nos dieran, a nosotros los lectores, agua puerca a beber; es decir, que las noticias que nos ponen en pantalla es materia dura, obra negra que no se analiza como se debería analizar en un laboratorio químico a los virus que carcomen el país poco a poco y cada vez más con más descaro.

Medios de comunicación que censuran a sus periodistas con fines editoriales para que no se ejerza la crítica y no se lleve a cabo el seguimiento de los acontecimientos diarios. Medios de comunicación oficialistas que ponen en pantalla los hechos, pero sin una investigación y/o análisis profundo. Medios que sólo sirven para entretener la gente, que no forman ciudadanos pensantes y reflexivos, que sólo informan a medias.

El auge del internet y las nuevas tecnologías nos mantiene cada vez más comunicados, y al mismo tiempo, distraídos en el entretenimiento hedónico perpetuo. Recurrimos a la información leve y pasajera. Nos conformamos con los grandes medios monopólicos de la información: El Universal, Reforma, Excelsior; plataformas que nos ofrecen lo simple, lo básico: la información sin digerir, vomitada.

El ciberperiodismo es el aprovechamiento de la tecnología al servicio del periodismo. Nunca el periodismo al servicio de la tecnología. Con los recursos que nos ofrecen las páginas de internet podemos contextualizar más la información con links hacia otras noticias relacionadas, interacción con los lectores por medio de cajas de comentarios, el periodismo se apoya ahora de los recursos multimedia (audio, fotografía y video) y la información fluye constante y al momento sin tener que esperar a la mañana siguiente a que una nueva edición con la nueva noticia salga en el puesto de revistas más cercano a casa.

Esta nueva tendencia de hacer periodismo muchos nuevos medios la están aprovechando, pero no sólo para dar información oficial, sino para generar contenidos más críticos y revivir al periodismo de investigación en un medio libre de censura como es Internet:

- El sitio se encuentra repleto de reportajes de investigación que ofrecen al lector una visión más amplia de los hechos. Además mediante links, la información se contextualiza.
- Sus colaboradores están comprometidos con la libertad de expresión y producen un contenido de crítica constante al gobierno mexicano.
- Han sufrido ataques cibernéticos debido al riesgoso contenido que publican, pero se han mantenido comunicados con los lectores mediante su página de Facebook publicando noticias y reportajes mientras restablecen y recuperan su dominio. 

- Grupo de periodistas comprometidos con la libertad de expresión y la defensa de derechos humanos. Entre su equipo se encuentra Marcela Turati, colaboradora de la revista Proceso.
- A las noticias, en cuanto a violación de derechos humanos, como en el caso del fotoperiodista Rubén Espinoza, que salen de la agenda pública de los medios monopólicos de comunicación o que ellos mismos tratan de manera superficial y ligera, este grupo de “Periodistas de a pie” le da seguimiento e trata de impedir que diversas situaciones se queden en el olvido colectivo.
- Su principal virtud se encuentra en el periodismo de denuncia y de investigación que llevan a cabo.

- Proyecto del también colaborador de Proceso, Virgilio Caballero, que desafortunadamente se ha tardado en despegar, pero que entre su plantilla se encuentra gente comprometida con la libertad de expresión.
- Utilizan Youtube para  publicar videocolumnas, una herramienta más del ciberperiodismo.
- Su tratamiento crítico y duro de la información debería hacer a este sitio diferente a cualquier otro.
- Desafortunadamente los recursos para llevar a cabo este proyecto no son suficientes y a nosotros, los lectores, en pos de defender la libertad de expresión se nos ofrece un link para donar con el objetivo de que el proyecto pueda seguir vivo.

En México existen más proyectos periodísticos online, además de los mencionadas arriba, que ofrecen distintas versiones de la realidad en cuanto a contenido y calidad que valdría la pena visitar: Aristegui Noticias, Homozaping, Rompeviento, Gatopardo, emeequis.  

En Latinoamérica, desde hace dos años, nació una red para fortalecer al nuevo periodismo: más libre y más ético, aprovechando las facilidades que el mundo digital ofrece. La red, comprometida con la independencia de criterio respecto a poderes políticos y económicos se llama Aliados y la conforman los siguientes medios: Agencia Pública (Brasil), Animal Político (México), Ciper (Chile), The Clinic (Chile), Confidencial (Nicaragua), El Faro (El salvador), La Silla Vacía (Colombia), Plaza Pública (Guatemala), IDL-Reporteros (Perú) y el extinto El Puercoespín (Argentina).

Nuevas tendencias, nuevos proyectos, que amplían la visión a favor de formar ciudadanos pensantes que analicen los hechos que contextualizan su realidad y las decisiones que toman día a día.

Más información: http://www.animalpolitico.com/2013/06/nace-la-red-de-medios-digitales-independientes/

                                              Foto tomada de http://pinceladassociologicas.blogspot.mx

miércoles, 26 de agosto de 2015

NO a los cigarros sueltos

Las calles están muy contaminadas con basura de todo tipo. No escapa al ojo las desgraciadas colillas de cigarros que sirven de ornato al asfalto citadino. Se sugiere tirar los filtros de los cigarros en el bote de basura, pero casi nadie aguanta cargarlos hasta encontrar un bote de basura porque le impregna a los dedos un monstruoso aliento y además la basura estorba.

Propongo NO comprar cigarros sueltos, consumir sólo cajetillas con el objetivo de utilizarlas de bote de basura personal para los filtros inservibles. Por poner a convivir en la misma cajetilla una colilla con un cigarro nuevo, no se va  a contaminar aún más el cigarro nuevo ya de por sí contaminado con amoniaco, mercurio y alquitrán. ¿Qué trabajo puede costar volver a sacar la cajetilla de la bolsa para depositar nuestro desperdicio cancerígeno? De paso tomamos otro.

De esta forma, consumiendo sólo cigarros en cajetilla y NO sueltos, además de ahorrar un varo, nos evitamos apestarnos nuestros deditos llevando con nosotros la colilla estorbosa hasta encontrar un bote de basura y por consiguiente también evitamos arrojarlos en las calles de nuestra muy pulcra ciudad.


Lo mejor, NO fumar. 

jueves, 13 de agosto de 2015

El cuarto poder

No hay quien hable por la juventud. No hay ideas en la televisión. No hay rebeldía expuesta en medios de comunicación y la que llega a haber se censura inmediatamente. ¿Qué es un joven sin rebeldía? Un ser inane, inofensivo, un cero a la izquierda, uno más del montón. ¿Qué es un joven sin ideas? Aquel que quiere ser futbolista.

La pantalla está repleta de figurillas de porcelana que a la mínima provocación revientan y encaran a un público ansioso de sentirse parte de algún triunfo. En los medios de comunicación, en especial la televisión, no hay exposición de ideas que se salgan del redil. Desde las telenovelas al futbol, que para sintetizar es lo mismo, las historias, diálogos y opiniones se repiten una y otra vez con diferentes nombres y personajes. Nosotros, el público, estamos condenados al cliché eterno sin, aparentemente, darnos cuenta.

Los medios de comunicación nos han impuesto ídolos, figuras (de porcelana) y modelos a seguir que priorizan la superficialidad. La infancia, la juventud e incluso los adultos estamos ilusionados permanentemente de ser como Giovani dos Santos, jugar futbol en Europa, ser estrella, creerse intocables y vivir en un mundo aparte con montones de billetes verdes. ¿En qué lugar quedan las ideas, la creación, el arte? Es tan fácil cautivar al público con basura y tan difícil cautivarlo con arte.

Los medios y las personas que los manejan nos han impuesto ideas estabuladas y vacuas; ídolos que no dicen nada porque no tienen nada inteligente que decir defendiéndose con fotos en Instagram y seguidores en Twitter.

Hay que ser rebeldes y no dejar que se nos impongan ideas e ídolos. Hay que buscar a nuestras figuras. Hay que apropiarnos de ideas. Hay que voltear a otra parte. Hay que cultivar la reflexión. No hay pretexto pues la información fluye como nunca a través de internet. 

¿Quién quiere que se le sigan imponiendo ideas?  ¿Quién cree que los medios de comunicación no son el cuarto poder?

Nuestro ídolo y figura.
Foto tomada de La Afición-Grupo Milenio

jueves, 23 de julio de 2015

Andrés Guardado lo tuvo todo, y lo dejó ir

Muchos años para mi corta experiencia he visto fútbol, he jugado fútbol, he entrenado y hasta he vivido fútbol. También me he enterado de partidos arreglados, de mundiales arreglados e incluso he visto fraudes disfrazados dentro de la cancha, pero ninguno tan evidente como el de la semifinal de la Copa Oro entre México y Panamá.

No pude ocultar mi felicidad ni mi risa de sorpresa cuando un hombrecillo de verde señalaba con la mano al punto penal a favor de México en el último minuto del partido. Me bastó un segundo para comprender lo que sucedía y la única frase que pude decir fue: “no cabe duda que CONCACAF quiere que México gane la Copa Oro”.

En cuartos de final pasó lo mismo; el árbitro marcó un penal dudoso en el último minuto del encuentro favoreciendo al equipo mexicano. No importaba que tan bien hayan jugado Guardado, Ochoa, Peralta o Vela contra Costa Rica si al final no anotaron gol. Por ahí dicen que el fútbol no es de merecer. Raro penal y tal vez inexistente, pero el árbitro se pudo haber equivocado.

En los primeros minutos de la semifinal, un bofo Carlos Vela golpeó con el codo a un panameño. Mal el panameño por estar provocando a su rival y mal “el bofo” Vela por responder a las agresiones. Mucho más mal el árbitro por no haber expulsado al jugador mexicano por agredir físicamente a un rival. Pudo haberse equivocado y entre mí dije: “perdonó a Vela, qué mal árbitro”.

No pasaron más de quince minutos cuando Luis Tejada, delantero panameño, recargó su mano en la cara de aquel tótem de piedra gris apodado “Maza” y de apellido Rodríguez. El hombrecillo de verde no dudó en sacar la tarjeta roja a Tejada por lo que él consideró una agresión. El partido me comenzó a parecer raro. Algo traía truco.

Lo más entretenido del encuentro había sido mi plato botanero verde fosforescente repleto con papas adobadas enjugadas de limón y aderezadas con salsa picante hasta que Torres, un imponente panameño con peinado similar al de “Don” King, marcó el gol que puso adelante a su equipo uno por cero.

El equipo de México no sabía ni cómo hacerle para tirar a portería. En el minuto final del encuentro, las costillas del grandilocuente y corpulento “Don King” Torres cayeron sobre el balón en su propia área y el árbitro marcó penal a favor de los mexicanos. Era un claro robo a los panameños y todos en la cancha lo sabían. Me atrevo a decir que el árbitro también lo sabía. El partido se suspendió por la ira de los panameños que querían abandonar el campo en forma de protesta contra la marcación arbitral que acababan de sufrir, la cámara atrapó los vasos que la gente arrojaba hacia el campo y las insinuaciones de pelea entre panameños y mexicanos.

La voz de una de las personas más criticadas, a veces acertadas y otras exageradas rompió la pantalla del televisor al momento de que se dio cuenta de la preferencia que tiene México en esta Copa Oro para que al torneo le vaya bien en taquilla; dijo algo que me pareció muy interesante al referirse a quienes se quieren hacer los vivos y piensan que nadie se va a dar cuenta de sus actos de corrupción, pero que al final la gente sí se da cuenta. No fue un mensaje para el futbol, sino para cualquier ciudadano o empresario que día con día vive con actos de corrupción.

Hay quienes pedían que el penal fuera fallado a propósito por Andrés Guardado. Qué va a saber Andrés Guardado de conciencia civil. Qué va a saber cualquier futbolista de ciudadanía si todos o casi todos los futbolistas tienen una conciencia estabulada, una conciencia de establo. Nadie en ese mundo se puede salir del redil. Nadie en ese mundo puede sacar un mensaje político, religioso o de humanidad porque enseguida son multados y castigados como si el fútbol estuviera en una esfera alejada del mundo real. Con los seguidores y la influencia que tiene el fútbol en el mundo, la mentalidad de todo un país podría cambiar gracias a los futbolistas.

Pero qué va a saber Andrés Guardado si su propio mundo es un establo de falsa humildad. Cómo son capaces los futbolistas de salir ante las cámaras de televisión fingiendo humildad cuando en sus departamentos de millones de dólares guardan autos del doble del valor de sus casas. Cómo pedirle a un mediocre jugador de fútbol que falle un penal para que su moral engrandezca si ni siquiera sabe lo que significa eso. Cómo ser fanático de una persona que se golpea y pelea con otros similares como si fueran gorilas. Cómo puede ser que esas personas sean nuestros ídolos, nuestros ejemplos a seguir si en lo único que piensan es en ganar a costa de lo que se pueda, no importando que la evidente corrupción esté frente a sus ojos.


Eso es lo que enseñan y para eso están mecanizados, programados: ganar a costa de lo que sea, no importa si me chingo al otro. Cada vez el fútbol está más lleno de analfabetas, personas con poca educación y escasa conciencia; por eso es la parodia de la vida.

El penal fue convertido por Andrés Guardado y México pasó a la final. Leo y pienso varios comentarios en donde la gente se siente avergonzada por la forma en que México calificó. No sé qué tan profundo sea su análisis para sentirse avergonzados, pero al menos hay un poco de indignación frente a la corrupción; lo que me hace pensar que poco a poco la conciencia social y civil entre los ciudadanos crece para convivir mejor.

Por otro lado, hay quienes se resguardan en el argumento de que muchas veces hemos estado en el lugar de Panamá y los partidos se nos han ido de la bolsa por errores arbitrales, y que ni Maradona ni Henry fueron honestos al decir que anotaron un gol con la mano para ganar un Mundial o para acceder a él. Pero porque el otro no lo hace, ¿yo no lo voy a hacer? Porque si nadie le ayuda a cargar una bolsa de supermercado a un viejito, ¿yo no lo voy a hacer? No se trata sólo de fútbol, se trata de un análisis más profundo de las cosas y de la complicidad con la corrupción. Se trata de la idiosincrasia, tal vez, de la humanidad.

Andrés Guardado tuvo todo, tuvo una gran oportunidad para ser, no mejor futbolista de lo que ya es, sino una gran persona, respetada al menos por mí y seguramente por muchos más alrededor del mundo. Los futbolistas, al menos por mí, no tienen mi respeto; juegan y me entretienen, y lo agradezco, pero para nada son mis ídolos. Debemos de mudar de ídolos; alguien con conciencia crítica, social y civil, no monos amaestrados para patear un balón y anotar gol a como dé lugar. Andrés Guardado lo tuvo todo, y lo dejó ir. Tuvo todo para sentar un precedente y pasar a la historia, pero no lo hizo. Con la influencia que tiene el futbol, qué mejor mensaje para un país como México, incluso para un mundo, sumergido en la corrupción que uno de honestidad, rechazando ser cómplice de cualquier acto de corrupción.

Qué lástima que nuestras figuras no sepan ni en dónde están parados. ¡Maldita idiosincrasia del mexicano! ¡Maldito fútbol… que nos hace ver nuestra realidad!  





miércoles, 13 de mayo de 2015

¿Se estudia para ganar dinero?

Se nos ha heredado como premisa absoluta la idea de estudiar para ganar dinero. Creo que quien piensa eso se equivoca rotundamente y ahí radican muchos problemas del dominio del más poderoso, es decir, del que tiene más dinero sobre el que no lo tiene; del superfluo sobre el que piensa; de la moda sobre las ideas. Usando la ocurrencia del filósofo Leonardo Da Jandra: si se quiere ganar dinero hay que convertirse en chulo de puta, narcotraficante o sicario. Yo agregaría: si se quiere ganar dinero hay que ser servil, corrupto, hacerse el tonto, agachón o convertirse en político. No se estudia para ganar dinero. Se trabaja para ello. Con base en esa conclusión definiría que la causa real por la cual se estudia es para tener más oportunidades de conseguir un mejor sueldo para cubrir necesidades básicas y tener algunas comodidades mediante el desarrollo profesional en el área de preferencia de cada quien. Pero es muy difícil aprenderse esta frase. En tanto, es mucho más fácil responder y ser empático a la ilusión de que el que estudia va a ganar mucho dinero. Se debe de afirmar que el objetivo verdadero de estudiar es en primera instancia, como formación individual, personal y democrática-ciudadana. Con base en ello, el dinero, eventualmente, llegará a los bolsillos de cada quien.


Lamentablemente existe una paradoja, una contradicción o un obstáculo respecto a esto: los planes de estudio de las universidades no están hechos para cultivar ciudadanos democráticos, críticos y conscientes de ellos mismos y del entorno, sino que su objetivo principal, yo diría, no es educar ni enseñar, sino entrenar a los jóvenes para ser mano de obra barata que sirva al capataz de alguna empresa. Entonces, ¿cómo lograr que la educación se entienda como formación de un ciudadano en lugar de verla transformada en dólares? ¿Cómo combatir contra el pensamiento equivocado sobre la educación si en las escuelas se enseña que la democracia sólo es ir a votar? ¿Cómo hacer que se comprenda la verdadera función del estudio si la tecnocracia pasa por encima del pensamiento crítico en las aulas? Complementando el desarrollo académico tecnocrático con el aprendizaje fuera de ellas. “Los libros siempre superarán lo que se enseña en la escuela.”

miércoles, 22 de abril de 2015

¿Puedo preguntar, profesor?/Te regalo una pluma por tu voto de castidad/Zapatos Ferragamo, playera Abercrombie

¿PUEDO PREGUNTAR, PROFESOR?

Desde siempre nos han enseñado que el hacer preguntas es para los chismosos, los metiches, los entrometidos, que ser curioso está mal, que hay que quedarnos con lo que nos dicen sin cuestionar. Al que inquiere se le dice despectivamente ‘preguntón’. Preguntar está mal, nos han inculcado y obligado a creer. ¿Por qué? Si no se pone en entredicho las cosas, se aceptan como absolutas y no se genera conocimiento. Sin preguntas no hay filosofía, y sin filosofía no hay conocimiento. Si no hay duda, no hay descubrimiento, no hay erudición. Aquel que pregunta es el odiado, el bicho raro, el que estorba, el que cae mal, el nerd. Los (pseudo)estudiantes prefieren no dudar de lo que el profesor dice, es de su agrado no pensar y ocultarse bajo la máscara del que estudia y hace caso para pasar desapercibido. El miedo a preguntar, a debatir, a sobresalir, a poner en duda lo que alguna autoridad dice, ha permeado dentro de las aulas de estudio como en la calle o como en los puestos gubernamentales. ¿A dónde se fue el conocimiento y cuándo huyó de nosotros?

TE REGALO UNA PLUMA POR TU VOTO DE CASTIDAD

Ahí, en las (pseudo)universidades privadas regalan plumas a quien proporcione los datos de alguien en forma de recomendación para que se inscriba en la universidad después de un cortejo institucional y una invitación formal. Pues ni que fuera Dish. Se supone que es una Universidad, no una empresa. A los empleados no les interesa esa sentencia tal vez por cinismo, tal vez por ignorancia. ‘Sí es una empresa’, dicen orgullosos y enseguida dudan de su insensatez pensando en que no debieron haber dicho eso. Si las universidades de paga se preocupan más por el dinero que por la educación, si son empresas, entonces la figura del rector es un chiste, un juego, una pantomima al inconsciente de los clientes, estudiantes, plátanos o lo que sean.

ZAPATOS FERRAGAMO, PLAYERA ABERCROMBIE  


Hasta en Youtube aparecen los anuncios de las (pseudo)universidades. Publicidad pura. Empresarialismo puro. Venden su marca y les funciona de maravilla. Pensaba que la publicidad eran cuentos y que los anuncios los estructuraban guiándose por la parte estética solamente. He descubierto que no. Todos los anuncios se construyen delicada y cuidadosamente para mandar mensajes al inconsciente. Mensajes de supremacía de la marca, mensajes de venta, mensajes de consumo, mensajes que juegan con la psicología de la persona. Por eso al vestir, usar o comprar cierta marca, el status de alguien inmediatamente se va al suelo o al cielo. La publicidad sí manipula. No tengo duda. La publicidad sí manipula. Es cierto. La publicidad sí manipula. Lo creo. La publicidad….sí manipula, pero sólo a los estúpidos. 

domingo, 12 de abril de 2015

Spot, spot, spot

Cansa ver tanto spot electoral en la televisión con mensajes que no dicen nada. Qué falta de creatividad para realizarlos. Esas sí son chingaderas como el spot del PAN. ¿A poco no? ¿A poco no tienen cola que les pisen? ¿A poco ningún panista tiene un reloj de millones de pesos o alguna casita en las Lomas? El que esté libre de pecado que tire la primera piedra. Y no es que sea priista porque vendría siendo la misma chingadera. ¿A poco no se lee mejor el mexiverbo ‘chingar’ de lo que se escucha en televisión? ¿Lo estoy ocupando bien? Ni tampoco soy Verde con sus promesas de resolvernos la vida sin decirnos de qué forma. ¿Con una varita mágica o con alguna otra chingadera? Nos tratan como idiotas. Ni decir del PRD que muy curiosos y muy acusadores con su spot en tonos azules para el misterio e imágenes de priistas y joaquines. Nos están llevando al despeñadero. Pan (con minúscula) y circo para el pueblo. ¿Turquesa? A huevo. ¿O se escribe ‘a güevo’?   

Probablemente estas sandeces carentes de inteligencia, compromiso y propuesta son proporcionales a nuestra exigencia. Probablemente, como conjunto o sociedad, nos lo merecemos. Pero YO, como individuo, creo que no me lo merezco. ¿Tú sí? Se ofenden, se contestan, se desacreditan, no informan, sólo venden. Y las soluciones, ¿dónde quedan? ¿Partidos políticos aquí en México? ¿Dónde? No hay. Yo veo partidos-empresariales. “La guerra de las colas”. No como la de Sabrina o la de Carmen Salinas. Me refiero a Pepsi y Coca-Cola con su guerra publicitaria desde mediados de los 70 para atraer consumidores. Esa es nuestra guerra electoral. Nuestro pan de cada día. “Maldito PRI, tú me hiciste eso” “Qué poca madre tienes, PAN” “Se loj dije, noj iban a llevar al dejpeñadero.” Ataques y contrataques. “Yo soy más que tú y te voy a joder a ti”: La maldita idiosincrasia del mejicano: joder al de al lado. Una maldición de Quetzalcóatl en tierra de nadie. ¡Basta! En esos dimes y diretes, chismes de calle, decidimos nuestro voto, decidimos a la gente que nos va a gobernar, el líder que nos va a dirigir. Es decepcionante. Ni que viviéramos en Ventaneando o con Paty Chapoy. Los partidos políticos-empresariales deberían de disputarse el voto de cada ciudadano con base en propuestas bien estructuradas y mejor explicadas para el beneficio de cada uno de nosotros y no agarrarse del chongo como Poncho de Nigris y la Tigresa para recibir más dinero público, o sea, tuyo y mío, caray.

Yo estoy harto, no sé tú. Por eso, como joven, lo que a mí me gustaría ver en un spot electoral para creerles mínimamente sería, en primer lugar, una autocrítica hacia su partido con soluciones para corregir sus errores, me gustaría que el líder del partido esté frente a las cámaras. Si no hay autocrítica, no hay mejora. Me encantaría ver en cada spot una mesa de intelectuales donde se preguntaran sobre los problemas del país e intentaran dar soluciones y donde cuestionen al partido que está realizando el spot. No sólo escritores o periodistas, también economistas, politólogos; gente pensante. Si algún partido se atreviera a hacer algo parecido, creo, entonces, que estaríamos avanzando porque se le daría importancia a la gente que proporciona ideas e interpreta realidades para intentar una solución; y además, le darían espacio a la crítica interna y externa del momento del país en lugar de negarla o ignorarla. Ya no basta con promesas o compromisos sobrepuestos y sugeridos. Debe de haber autocrítica, hacer algo diferente y darle espacio a la gente que genera ideas. No es suficiente mencionarlas, sino decir cuáles son esas buenas ideas, cuáles son esas soluciones y cómo se va hacer lo que proponen. Ningún partido en estos tiempos de elecciones ha dicho algo similar. 


miércoles, 8 de abril de 2015

Resaca

Luis Muñoz Oliveira, filósofo y escritor, autor de La fragilidad del campamento (Almadía),  uno de los libros de ensayo que ha revolucionado mi idea sobre tolerancia y democracia, publicó la novela Resaca el año pasado. El libro cuenta cómo Pablo Palacios pierde a su hija, su esposa y hasta su gata Romina. “Lo único bueno de caer tan profundo es que levantarse resulta heroico”, se lee en la cuarta de forros. Pablo, un sujeto conservador que cree que su vida es exitosa y que su éxito consiste en ganar dinero debido a su trabajo como doctor en un consultorio cercano a su casa, de pronto ve, con celos, cómo su hija Constanza se va a España a estudiar acompañada por el novio. Gloria, su esposa, lo deja por su repentino alcoholismo. Y Romina, su gata, muere por sus descuidos.


La vida misma, concluyo, es una Resaca. Una imposibilidad de hacer lo que queremos. Un aguante perpetuo dentro de uno mismo. Un dolor de articulaciones punzante. Un dolor de cabeza constante. Un mal sueño después de una borrachera. Un sentirnos mal por lo hecho en el pasado. Y hay que soportarla con una buena barbacoa y otra cerveza. Salud. 

miércoles, 25 de marzo de 2015

MVS (2) Aristegui (1)

Escucho y veo en internet que muchos apoyan la decisión de MVS con el argumento que ellos, COMO EMPRESA, pueden hacer lo que quieran con sus empleados y más aún si le faltan el respeto o quieren pasar por alto la autoridad de la compañía. Estoy totalmente de acuerdo. Aunque con un pequeño bemol en donde creo puede haber exceso de autoritarismo. Pero ese no es al caso en esta columna ocasional.

Primer y único error de Aristegui: Tienen razón. Carmen Aristegui no tenía porque mandar un ultimátum a la empresa diciendo que si no reinstalaban a sus compañeros periodistas, ella se iba. ¡Qué bueno que la corrieron! Por andar de revoltosa y tratar de pasar por alto el nombre de la empresa MVS.

Primer error de MVS: despidieron a los periodistas Irving Huerta y Daniel Lizárraga (que casualmente fueron los que descubrieron La Casa Blanca de Peña Nieto) por vincular el nombre de la empresa de comunicación con una plataforma digital de denuncia anónima ciudadana llamada Méxicoleaks. Me pregunto yo: ¿no habría sido más fácil y más sensato sancionar a los mejores periodistas del momento de manera interna, COMO CUALQUIER OTRA EMPRESA,  y hacer un comunicado público en donde se deslindaban de cualquier nexo con Méxicoleaks? Hablando se entiende la gente. MVS, COMO EMPRESA, debió de haber sancionado a la gente que utilizó su nombre sin ninguna autorización, pero sin hacer tanto revuelo. ¿En qué cabeza líder cabe despedir a los periodistas (que casualmente fueron los que descubrieron La Casa Blanca de Peña Nieto) que con un reportaje hicieron subir el rating del programa de radio que como consecuencia lleva más dinero al negocio? Concuerdo que MVS puede hacer lo que quiera, pero qué insensatos, qué imprudentes, qué poco inteligentes. Si hubieran sido más discretos, se hubieran evitado tanto alboroto que ha causado la noticia. Y no hubieran perdido ni dinero, ni credibilidad. Además, no se hubieran echado a las espaladas a tanta gente a disgusto con ellos. Carajo.

Segundo error de MVS: Correr a Aristegui. Sensato y prudente hubiera sido que después de que la periodista les diera el ultimátum, COMO EMPRESA, también la hubieran sancionado a ella internamente y, tal vez, obligado a dar disculpas públicas por querer pasar por encima y amenazar a las autoridades de la organización. Pero no correrla. Nuevamente, qué insensatos, qué imprudentes, qué poco inteligentes. Hablando se entiende la gente.

El actuar de los hermanos Vargas, dueños de MVS, nos hace dudar a muchos sobre que detrás de los despidos de los periodistas (que casualmente fueron los que descubrieron La Casa Blanca de Peña Nieto) puede haber intereses políticos, gubernamentales y electorales. A propósito que son épocas de elecciones. Si no, ¿por qué tanta urgencia en acabar con el noticiario más escuchado del país en una semana? Qué tontos e irracionales resultaron los Vargas al no saber solucionar los problemas de manera calmada y categórica. Ahora, existe un clima de mucha tensión en MVS a raíz de la situación, según dicen los empleados. Total, COMO EMPRESA, pueden hacer lo que quieran aún así les cueste dinero y prestigio.


Sólo hay que aclarar que al tratarse de una empresa de comunicación, sirve a la sociedad de manera informativa y cultural. No es como cualquier otra que vende un producto a la gente. Por lo tanto, se debe de tener aún más cuidado en el manejo del contenido y del mensaje que se transmite, ya que, aunque se escuche inverosímil, la comunicación que se manda va directamente a la inteligencia del receptor. Por eso es un caso especial. Noticias MVS con Carmen Aristegui daba un espacio a la crítica y reflexión política que cada vez falta más en medios de comunicación abiertos a cualquier persona.

   Foto tomada de Internet

lunes, 16 de marzo de 2015

Je suis Aristegui

Como lo dije anteriormente (Charlie Hebdo): el periodismo por naturaleza y sentido común es un ejercicio de libertad de expresión. Sesgar estos espacios es un atentado a esa condición. Carmen Aristegui junto a su equipo de periodistas, ofrecían constante información crítica sobre la corrupción política, daban espacio al debate reflexivo y abierto en sus mesas de análisis con Denise Dresser, Sergio Aguayo y Lorenzo Meyer, espacios que cada vez hay menos en radio y televisión y que como ciudadanos tenemos el deber de defenderlos.

Recordemos que el despido se originó porque se asoció el nombre de la empresa MVS con Méxicoleaks (@Mexleaks), una nueva plataforma digital para la denuncia ciudadana. A MVS no le gustó eso y despidió a dos colaboradores de Aristegui; los que descubrieron “La Casa Blanca”. Después, Carmen pidió que reinstalaran a su equipo y como consecuencia, la empresa de comunicación dio por terminada la relación laboral con la periodista.

Me gustaría señalar el gran honor y compañerismo que mostró la periodista al arriesgar su cabeza (que al final la perdió) para que parte de su equipo de trabajo fuera reinstalado; me refiero a Daniel Lizárraga (@danliza) e Irving Huerta (@ihuertaz) quienes fueron previamente despedidos por la empresa. Esa acción habla de una gran y leal persona.

Jonh Ackerman, en el periódico La Jornada, escribe que el golpe a Aristegui se da en este momento preciso por la coyuntura electoral que se vive, ya que una cobertura del proceso electoral como la que lleva a cabo Aristegui, puede ser perjudicial para el poder corrupto. 1

La orden de callar a Carmen puede venir de los más altos mandos del país en represalia por la divulgación de los documentos sobre “La Casa Blanca” de Peña Nieto, con el mensaje firme de que cualquier voz que diga lo que no es “políticamente correcto” decir, será sancionada fuertemente. Probablemente, supongo yo, que el despido de la periodista ya estaba planeado por alguna orden de algún mandamás y que sólo esperaban un descuido para entonces llevar a cabo el plan de acción.

En este país más vale ser idiota e inculto porque así se puede llegar a la presidencia, que reflexivo y crítico porque lo primero que buscan es desaparecer a esa gente de los medios masivos de comunicación.

Por lo anterior, seguramente, en esta era digital, mediante un programa de radio online y distribuido a través de Youtube, Carmen puede seguir vigente periodísticamente, socialmente y económicamente. Si no, seguramente algún otro medio independiente buscará que esté en sus filas. Y digo independiente porque seguramente Televisa o TVAzteca no la pueden incluir en sus filas debido a la “línea editorial” que manejan. Vienen nuevos tiempos para nuevos proyectos, Carmen.  

Son días oscuros para el periodismo mexicano, para la democracia, para la libertad. Lo menos que queda hacer es leer y seguir informados, así como llevar el debate y la reflexión a nuestros círculos cercanos de convivencia.